Los emisores térmicos son un sistema de calefacción fija que se conecta a la red eléctrica. Combinan el aluminio como elemento transmisor de calor y un programador electrónico para un uso eficiente de energía, evitando consumos innecesarios.

El calor inteligente y programable de este sistema, es sin duda una de las principales ventajas a la hora de conseguir una mayor eficiencia energética en nuestro hogar, gracias a la calidad de sus materiales y al control de la temperatura en las diferentes estancias a través de un crono-termostato Digital de Alta Precisión- facilitando al máximo su uso y simplificando su manejo.

Otro aspecto destacable de los emisores térmicos es que son sencillos de instalar, basta con atornillarlos a la pared mediante sus soportes y enchufarlos a la red eléctrica.

La gran inercia térmica del fluido, del hierro fundido o de los bloques cerámicos que se incorporan en su interior, consiguen un mayor rendimiento emitiendo calor aún después de haber sido desconectados otorgando así, mayor ahorro energético y calor respecto a otros sistemas.

Por último, cabe agregar que optar por emisores térmicos es  apostar por un sistema seguro y confortable ya que aporta calor limpio, respetando el medio ambiente y la salud al no generar humos, gases ni olores. Además, el hecho de contar con un detector de ventanas abiertas, un control adaptativo de la temperatura, un limitador térmico de seguridad e información constante del nivel de potencia y del consumo de la temperatura, otorga un beneficio de calefacción superior en la emisión de calor.