La introducción de la tecnología LED supuso una serie de ventajas generando una revolución en el mundo de la iluminación. Nos garantizan un alto ahorro energético en los costes de mantenimiento debido a que no se tienen que cambiar con tanta frecuencia  garantizando entre 30.000 – 50.000 horas de vida útil.

La campana de led industrial es un sistema diseñado para iluminar grandes superficies industriales que trabajan desde los 50W hasta los 300W resultando efectivas para áreas extensas y con techos bastante altos ya que otorgan largas duraciones y un consumo energético inferior.

El ángulo de apertura del haz de luz de la campana de led industrial es de 90º predeterminado, pudiendo regularse a traves de un reflector entre 30 y 120 grados, y se clasifican según la temperatura de color en luz neutra o fría.

Enumerando más ventajas a la hora de implementar un sistema de luminaria LED, la campana puede apagarse y encenderse de forma inmediata sin que la intensidad ni la calidad de su luz se deteriore con el tiempo y aunque su coste inicial sea superior al de las demás luminarias, este se amortiza fácilmente con el uso. Por lo que también son la opción más económica.

Es actualmente, la tecnología más eficiente a nivel energético por su alto rendimiento y bajo consumo.

Otro factor considerable es que no contienen sustancias perjudiciales como el mercurio de los fluorescentes o el tungsteno, ni tampoco emiten radiaciones nocivas como la ultravioleta o la infrarroja. Incluso ayudan a reducir hasta en un 80% la emisión de CO2 a la atmósfera, siendo la alternativa más ecológica. De hecho, Europa lanzó una normativa que prohibió la fabricación y comercialización de bombillas halógenas con el fin de promover el uso de opciones más eficientes y menos contaminantes.